Hijos parentalizados

Al hablar del proyecto de vida con hijos proponemos una planificación familiar donde haya tiempo para interactuar con los niños, jugar con ellos, hablarles y escucharlos. Pero no reemplazan los cuidados primarios de la familia.

Nadie está exento de separarse.

Es cierto.

Algunas parejas actuales no valoran esta experiencia se acrecienta con el tiempo. No se tienen paciencia cuando disienten. Creen que eso significa falta de amor. Por eso se separan aún cuando un hijo esté por nacer.

Dejan a una madre debilitada y a una hija o hijo de quien le costará más despegarse evolutivamente de la madre cuando llegue el momento del divorcio o individuacón, alrededor de los tres años de edad.

Porque es una tarea que deberá realizar la pequeña a la vez que la madre, que habrá transformado a la niña en su pareja, su compañía y la motivación de su vida.

Es decir que la hija termina protegiendo a la madre de su tristeza, sino que es la madre quien cuida de su hija.

La terapia familiar habla de hijos parentalizados cuando el nene o la nena se transforman en la pareja de la mamá y esgrimen un despotismo por la falta de límites que la madre culposa no se anima a establecer. No quiere reponer la idealización que la criatura le asigna, poniéndole normas a su conducta.

¿Qué hacer?.

Se sugiere no tener relaciones sexuales si aún no buscan procrear, hasta tanto consulten en pareja o solos, si todavía no tienen pareja, el método anticonceptivo que les conviene más. Deberán respetarlo y llamarlo como al niño a quien engendrarán, cuando dejen de usarlo.

Cuidar la anticoncepción es cuidar al niño por nacer.

Madurez sexual.

Por madurez sexual entendemos que la naturaleza determina que la mujer pueda estar poco después de la menarca, es decir, de la primera menstruación que suele aparecer desde la edad tan temprana como los nueve años, en algunas líneas o tan tardía como las 15 o 16 años en otras.

Entre estos dos polos me sitúan todas las demás.

El barón sexualmente maduro puede fecundar con su semen, el óvulo maduro femenino, desde que él tiene 13 o 14 años.

Madurez emocional.

Responde a la pregunta tantas veces formulada: ¿Cuándo estamos preparados para tener relaciones sexuales?.
  • cuando reconocemos y aceptamos las sensaciones placenteras y placenteras del cuerpo como propias y podemos discriminar en lo que hacemos y con lo que sentimos. Esto me gusta. Esto no me gusta.
  • Cuando podemos hablar de nuestra sexualidad sinceramente, sintiendo los orgullosos de nuestro sentir.
  • Cuando tenemos en cuenta a nuestra pareja sexual y preguntamos lo que le gusta y lo que no le gusta.
  • Cuando ejercemos nuestra habilidad para negociar nuestro intereses sexuales con los de nuestra pareja.
  • Cuando no nos ofendemos por un sí o un no sexual, sino que pretendemos comprender el significado que tiene para nuestra pareja.
Ejemplo, no quiero sexo oral por qué no toleró el fuerte olor de los genitales. O por fobia al semen.

Crecer y multiplicarnos.

Dice la Biblia.

El raciocinio debería ayudar a que usemos el libre albedrío.

En esta sociedad sofisticada es costoso perseguir nuestros impulsos animales sin red. La sociedad requiere de ciudadanos. Tener hijos para el consumo.

Pero luego los ignora, o los abuso emocional, psicológica o sexualmente. No tiene cuidados amorosos sobre todo los niños por igual.

Abundan los abandonados afectivos, la depresión de madres sobrecargadas esas actividades que no ofrecen contención a los niños, los padres que desaparecieron, el odio y la indefensión consecuente de los pequeños.

Con lo vertiginoso con que vivimos, así engendramos hijos.

Vivimos más años pero pareciera que tenemos que agotar la vida en poco tiempo.

Ni para procrear y cuidar nuestro producto de amor y deseo.

Los niños no se hace sólo con espermatozoides fecundando un óvulo, si no con prevención y cuidado a su persona aún antes de nacer, de parte de los responsables de su crianza.

Si no, no los tengan, para no abortar los en vida.

***PROPUESTA DE FORMACIÓN***

CURSO: Grafología Infantil

INSCRIPCIÓN ABIERTA ¿Cómo conocer a los niños a través de su escritura? Una de las formas más honestas y espontáneas...