¿Por qué es tan emocionante tener Sexo Secreto?

Nueva Relación / nueva pareja

La emoción de tener sexo secreto, puede ser debido en parte a la estipulación de una nueva relación de pareja. Por desgracia, el aumento de la familiaridad en la pareja puede disminuir tanto la excitación sexual y el deseo sexual. Pero el encanto del sexo secreto no tiene por qué implicar una nueva pareja, manteniendo su relación oculta puede añadir a la emoción y la sensación del sexo. 

El miedo de ser descubierto

Cuando tratamos de mantener nuestras relaciones en secreto, el miedo a ser descubierto puede mejorar nuestras experiencias sexuales. El miedo o la ansiedad asociada con sus experiencias en realidad aumentan la atracción sexual hacia el cómplice. Cualquier tipo de excitación fisiológica puede aumentar nuestros sentimientos de atracción. La intensa emoción que sentimos sobre el pensamiento de nuestras relaciones secretas se descubren en realidad cuando aumenta nuestro deseo hacia la pareja. Y compartir este secreto especial con una sola persona puede ser importante también. 

Aumenta la intimidad que comparten en secreto

Somos más propensos a compartir secretos con aquellos que están cerca, pero al compartir secretos también podemos hacernos sentir más cerca de otros. Compartir secretos íntimos cada vez, facilita el gusto entre extraños. Además, compartir secretos, se asocia con mayor satisfacción de la relación y la calidad de la relación de las parejas románticas. Compartir secretos sexuales, especialmente sobre los propios deseos sexuales, aumenta aún más la satisfacción sexual de las parejas. Compartir secretos íntimos como una relación sexual oculta puede aumentar los sentimientos íntimos de las parejas, del uno hacia el otro. 
La mayoría de las relaciones secretas con el tiempo se revelaron, por lo que se recomienda disfrutar de su secreto mientras dure!

***PROPUESTA DE FORMACIÓN***

CURSO: Grafología Infantil

INSCRIPCIÓN ABIERTA ¿Cómo conocer a los niños a través de su escritura? Una de las formas más honestas y espontáneas...